¿Sabes cómo puedes combatir el calor del verano en una casa sin aire acondicionado? Podemos soportar las altas temperaturas del hogar usando bien los electrodomésticos, cerrando las ventanas o con los tejidos adecuados. ¡Toma nota!

Hoy en el Blog de Durmi te traemos unos trucos sencillos que te ayudarán a enfriar tu hogar, pequeños gestos que harán bajar la temperatura de tu casa sin necesidad de recurrir al aire acondicionado.

Un buen uso de los electrodomésticos

Son una fuente de calor en casa y por ello debes apagar todos los que no estés usando durante el día. El ordenador, el televisor o alguna que otra lámpara no tienen por qué estar todo el día enchufados si no los utilizas.

Creación de corrientes en casa

Si se tienen ventanas opuestas, cuando el sol caiga lo mejor es abrirlas y dejar que corra el aire fresco.

Las ventanas y persianas. ¿Abiertas o cerradas?

Se deben bajar las persianas y cerrar las ventanas durante las horas de más calor para así mantener la casa en penumbra hasta la caída del sol. Con esto evitaremos que entre el aire caliente en la vivienda. Por la tarde, cuando bajen las temperaturas podremos abrir ventanas y subir persianas.

Fregar o regar el suelo

En el caso de tener terraza o jardín, regar el suelo cuando el sol se va es perfecto para refrescar el ambiente. Se notará el fresquito.

Tejidos para el verano

El algodón es un tejido perfecto para el verano no solo para las sábanas de la cama, también para cubrir el sofá o las sillas. Las alfombras es mejor guardarlas hasta que pasen los meses de calor. Los colores de los tejidos también son importantes, los más claros aportan sensación de frescor y ligereza.