La iluminación en la vivienda es una pieza fundamental para el bienestar de los integrantes que la ocupan, en el caso de la luz natural nos da muchas ventajas y es muy importante que tengamos este tipo de iluminación en nuestra vivienda. 

Uno de los factores que en muchas ocasiones se tienen menos en cuenta a la hora de decorar nuestra vivienda es la iluminación, tanto la natural como la artificial. Es posible que se tenga una muy buena iluminación artificial pero nada comparado al bienestar que te produce la luz natural, y es que esta tiene muchos más beneficios de los que sabemos.

Controla el estado de ánimo de las personas ya que la iluminación natural ayuda a la segregación de la serotonina, cosa que se traduce en un estado de ánimo mucho mejor. Otro beneficio serían los rayos UVA del sol que nos aportan producción de vitamina D. También nos permite tener una mayor concentración en el trabajo o en los estudios. Podríamos llegar a decir que es un antidepresivo natural. Además, la luz natural nos ayuda a que las estancias de la vivienda luzcan más limpios y amplios.

La luz natural es imprescindible para el desarrollo humano y además es la mejor opción para iluminar nuestros hogares de forma eficiente y económica. Se ahorrará en consumo de energía y se renovará la vitalidad de la casa.

Si en casa tienes grandes ventanales lo mejor es no obstaculizar el paso de la luz con accesorios, si en algún momento la luz que entra por ellas molesta se pueden poner persianas o cortinas que filtren ese brillo.