Adquirir una pérgola bioclimática es una de las mejores decisiones que puedes tomar para tu terraza o jardín. Podrás gozar de este espacio durante los 365 días del año gracias a su adaptabilidad al clima. Te protegerá del calor y el sol en verano, por el contrario del frío, viento y lluvia en invierno.

Utiliza una ventilación natural y evita el efecto invernadero para crear un ambiente agradable. Dependiendo la entrada de la radiación solar, puedes llevar un control de la temperatura y regularlo a tu gusto y necesidades.

La pérgola bioclimática se caracteriza por su tecnología que nos da una protección y optimización de los espacios, pudiendo ajustar siempre que se desee la ventilación cuando hace mucho calor, la insolación u la protección ante viento, nieve o lluvia. Con las lamas de aluminio que la componen, de manera manual o automática las podremos orientar en la posición que queramos o incluso cerrarlas por completo.

Cómo cada terraza es distinta, la pérgola bioclimática es totalmente personalizable, tanto en sus acabados como para los complementos que se le quieran añadir. Luces LED en la estructura o en la lama, combinación de colores, RGB, música a través de Bluetooth, control desde un Smartphone, regulación y altura de la estructura…