Cuando se está en busca de belleza con sentido para el hogar, las pérgolas pueden ser una de las mejores opciones a considerar. Eso se debe a que tienen muchas ventajas a adicionales a la de convertir una simple área exterior en un digno jardín de cuento de hadas. A continuación explicamos brevemente las principales de ventajas de tener un jardín con pérgola.

Las pérgolas son útiles para el cultivo de plantas de exterior

Las personas que gustan de las plantas delicadas como las vides frutales o florales no pueden prescindir de un jardín con pérgola, ya que estas estructuras son perfectas para cultivar este tipo de especies (tanto trepadoras como rastreras) con seguridad y control.

Una pérgola facilita el mantenimiento, el control de crecimiento de frutos y flores y hasta el cultivo, además que permite detectar las plagas y las enfermedades, factores que suelen complicarse cuando se deja crecer plantas de esta naturaleza en el suelo o en muros funcionales.

Las pérgolas reducen el impacto de la radiación solar

Una pérgola permite acondicionar un área de estar cuando se cubre ya sea con una planta o con un toldo especial. El hecho de tener un jardín con pérgola situado en la zona donde la casa recibe una mayor radiación solar ayuda a proteger los muros del sobrecalentamiento y del aumento de temperatura en el interior. Lo anteior se debe a que cuando se coloca una planta, la naturaleza hará lo suyo absorbiendo el calor y la luz a través de la fotosíntesis, mientras que con ayuda de un toldo, es posible redirigir los rayos solares para que no incidan sobre las paredes.

Las pérgolas ayudan a cuidar el mobiliario externo

La humedad de la lluvia y la radiación solar es lo que más deteriora los muebles de exterior sin importar de qué material estén fabricados o qué tan bien estén prepararos. Una pérgola cubierta con follaje y mejor aún, con un toldo especial, ampliará la vida útil de tu mobiliario de una forma realmente sorprendente.

En Durmi tenemos una amplia oferta de pérgolas para tu jardín.