La luz natural aumenta la creatividad, aporta alegría, combate la depresión y favorece el bienestar visual. También hace que el espacio tenga mucha más calidad y valor espacial que otro de iguales características pero poca iluminación. Si tu vivienda no tiene suficiente luz natural, es hora de descubrir los puntos que obstaculizan la entrada de luz y empieces a poner en práctica algunas soluciones.

A continuación, os damos consejos para que tu hogar se convierta en más acogedor y luminoso:

  • La distribución: cuantos más compartimentos tenga la vivienda, menos luz se distribuirá de forma correcta y uniforme por todo el espacio. Una planta intercomunicada y bien abierta es la clave. De esta manera, si por ejemplo ubicamos en un mismo ambiente las zonas “de día” como el comedor, la cocina, la sala de estar…se ganará espacio de uso y luminosidad en estos ambientes.
  • Colores claros en los suelos: para que la luz natural brille en el suelo, paredes y techos es conveniente que sea de un color claro. La luz entonces, se distribuirá por toda la habitación, en cambio un color oscuro hace que pierda esa textura brillante. También se tiene que prestar atención a la elección de los muebles y tapizados, si son muy oscuros o texturados absorben la luz. Se tiene que evitar también obstruir las ventanas con muebles, y que estos sean poco voluminosos, bajos o con patas hechas con materiales calados, transparentes o translúcidos.
  • Se tiene que escoger la orientación más favorable, de acuerdo con el lugar y el clima donde esté ubicada la casa.
  • La forma y ubicación de las ventanas dentro de una habitación es un factor muy importante para la luz natural.

Si se tira algún tabique divisorio para rellenar zonas oscuras de la vivienda, pero después la comunicación queda muy abierta, lo que se puede hacer es reemplazar los tabiques de obra por cerramientos de vidrio. Se compensarán las sombras que se forman es espacios profundos y se conseguirá una iluminación natural.

Cabe recordar que, a partir de 4,5 metros de profundidad, dependiendo de la altura del dintel de la ventana y del ancho de la habitación, la cantidad de luz natural desciende notablemente.

También existen diferentes formas para llevar luz natural de un espacio a otro, como abriendo ventanas interiores y diseñando divisiones con muebles, tabiques o estanterías caladas que no lleguen en ningún momento hasta el techo.

En Durmi somos una empresa dedicada al diseño y fabricación de elementos de protección solar, seguridad y ahorro energético para edificios y viviendas. Aquí podrá ver proyectos que hemos realizado con los mejores materiales.

Fuente: Houzz