Las casas bioclimáticas son el futuro de la construcción, es una nueva manera de habitar una vivienda con autosuficiencia, teniendo en cuenta el entorno en el que nos movemos y el impacto que se puede generar en él. Se tienen muy en cuenta las condiciones climáticas del lugar donde nos encontramos.

Desde Durmi os dejamos 6 claves que ayudan a entender porqué las casas bioclimáticas son el futuro:

  • Forma: dependen mucho las condiciones climáticas internas de la vivienda de la estructura exterior que esta tenga. La creación de edificios más compactos con tejados a una o dos aguas o con formas esféricas.
  • Eficiencia energética y bioclimatización pasiva: para disfrutar del hogar con bioclimatización pasiva, un buen diseño es la clave. Que aproveche el clima en el que habita para tener un buen confort y gaste lo menos posible. Son necesarios los materiales aislantes situados en lugares específicos porque las fugas de calor son el mayor problema.
  • Orientación: es lo primero que se tiene que valorar antes de empezar a hacer nada, de ella dependen muchos factores. Conocer la humedad, aire, temperatura o dirección del viento es muy importante para decidir la orientación en la que se construirá la casa.
  • Materiales: los mejores para este tipo de viviendas son los naturales, no tendrán tanto impacto en el medio ambiente y serán autóctonos del lugar. La clave está en que sean eficientes y robustos. Por ejemplo, para muros aislantes para cerramientos se pueden usar materiales como el hormigón celular, termoarcilla o bloques de arlita. Para muros con masa térmica la utilización del adobe, ladrillo macizo o piedra sería lo adecuado.
  • Jardín: el prototipo de casa bioclimática usa el jardín para lugar de ocio pero también para darle una buena temperatura a la casa. Los árboles y plantas elegidos dependiendo de su lugar de plantación pueden ayudar a que la vivienda tenga más sensación de frescura en verano o protección en invierno.
  • Energías renovables: se puede obtener energía de forma pasiva o activa. En la activa se necesitan las energías renovables para darle habitabilidad que de manera pasiva no se puede obtener. La energía solar se usa para dar electricidad y la energía solar térmica para calentar agua o aire. Suele cubrir entre el 50% y el 80% de las necesidades, siempre dependiendo de la ubicación.