Aunque no nos lo parezca en nuestra vivienda podemos hacer muchas cosas para ahorrar energía, cuidar el medio ambiente y también para nuestro bolsillo. Lo mejor de todo es que aplicar estas medidas no nos comportará un gran gasto económico, y hasta en alguna ocasión nulo. Desde Durmi os damos unos consejos para conseguir un ahorro energético con poco esfuerzo:

  • Instalar termostatos y temporizadores en los aparatos de calefacción: así la podemos programar para cuando lleguemos a casa y no tener que tenerla encendida todo el día. El termostato va perfecto para mantener la temperatura estable. Esto nos ayuda a ahorrar entre un 10% y un 12% del gasto en calefacción.
  • No tapar las fuentes de calor con elementos que impidan emitir el calor: una temperatura de 21 grados es suficiente para mantener una una buena temperatura, cada grado adicional incrementa un 7% el consumo.
  • Aislar bien la vivienda: reparar y sellar huevos y grietas: Un mal cerramiento de ventanas y puertas hace que se pierda la temperatura que deseamos obtener.
  • Sustituir bombillas incandescentes por otras de LED o bajo consumo: el ahorro energético puede suponer de hasta 200 euros anuales. Aunque supone un desembolso inicial vale la pena hacer el cambio.
  • Ajustar la temperatura de la nevera y usarla de manera correcta: no comprar uno más grande de lo necesario es importante, también colocarlo en un lugar fresco y regular la temperatura entre 3 y 7 grados.
  • Reducir la temperatura al hacer la colada: pocas veces es necesaria el agua muy caliente. Lavando a 40 grados en ves de 60 se puede ahorrar hasta un 55% de energía.
  • Usar eficientemente los electrodomésticos: ponerlos a funcionar cuando estén completos y no dejarlos en modo standby, mejor apagarlos o desenchufarlos.

Fuente: 20 Minutos