La pérgola bioclimática permite que a las terrazas de las viviendas se les pueda dar uso durante todo el año. Del mismo modo, hacen que aumente la superficie habitable del hogar sin tener que realizar obras en la casa. Se aprovecha la máxima luz solar y las terrazas serán cálidas y cerradas en invierno, pero por el contrario con sombra y frescas en verano.

Las lamas de la pérgola bioclimática tienen una máxima abertura gracias a las cuatro posiciones que tienen sus lamas, una abertura de ventilación, una abertura de sombra, otra de cierre total y total cerrado frente al agua. Tienen un diseño muy elegante y minimalista sin dejar tornillos a la vista y muy sofisticada. Son de material muy robusto.

El funcionamiento de la pérgola bioclimática es totalmente controlable y motorizado con un mando o también desde un Smartphone. Cuenta con características como calefactor, cortinas de cristal, iluminación LED integrada o en bastidor, RGB, estores tipo screen zip, vaporizador, música incorporada…

Estamos ante de una pérgola bioclimática de sencilla y rápida instalación sin necesidad de obras, la garantía de calidad de Durmi con más de 50 años de experiencia en el sector de la protección solar en edificios, un equipo técnico profesional que estudia cada proyecto de manera individualizada y se adapta a las necesidades de cada cliente.

Este es un sistema eficaz e idóneo para cubrir una terraza o crear un espacio íntimo y de diseño, por ejemplo, en un jardín. Permite la entrada de luz o que quede completamente hermética evitando que entre viento, lluvia, polvo…

Con la pérgola bioclimática todo son ventajas; se aprovecha la luz, en invierno nos permite una mayor entrada de luz y calor, en cambio en verano las lamas actúan como barrera térmica y se consigue un ambiente fresco.