Mucha gente no tiene en cuenta la orientación de una vivienda en el momento de comprarla, aunque la orientación y el ahorro energético van de la mano. No tenerlo en cuenta ocasiona grandes gastos innecesarios.

Para ayudarnos a ahorrar energía es importante recordar esta información: el sol sale por el Este, al mediodía está en el Sur y se pone por el Oeste. Los rayos no chocan de la misma manera ni con la misma frecuencia durante todo el día, ni durante todo el año. Adaptarse a ello y sacar provecho de esta información nos ayudará a ahorrar energía.

Por la mañana son más finos y se cuelan por cualquier persiana, una luz muy agradable que da calor sutil. Al mediodía, es donde el sol muestra su máxima potencia con los rayos en perpendicular a la tierra y por la tarde se vuelven a inclinar.

Al llegar el verano, el calor en algunos momentos del día llega a ser insoportable y en la arquitectura existen diferentes sistemas para proteger las viviendas de la radiación solar y así conseguir una temperatura más confortable en el interior.

Las pérgolas son elementos fijos perfectos para hacer frente a la radiación solar. En Durmi tenemos la Pérgola Bioclimática que se caracteriza por ser un nuevo sistema de protección solar que te permite protegerse no solo de la luz solar y el calor, sino también de la lluvia, el frío, el viento en los meses más fríos. Las lamas motorizadas se silencioso funcionamiento se manejan con facilidad desde el mando a distancia, el techo de lamas planas y de estructura robusta le ofrecen personalidad. El montaje es muy rápido y sencillo sin necesidad de obras.

Las lamas y persianas regulables también son sistemas exteriores de protección solar horizontales o verticales que se ajustan a la perfección y son ideales para funcionar como barrera contra la radiación solar. La principal ventaja de estos sistemas es que evitan la entrada de radiación solar directa pero permiten la entrada de luz para iluminar los interiores de una manera agradable. Estos sistemas de lamas no solo se utilizan para los huecos acristalados, también para forrar la fachada de un edificio. Al ser regulables nos permitirá poder ajustarlas o retirarlas dependiendo la época del año en la que nos encontremos.