En los últimos años la electricidad para el uso doméstico ha subido mucho, más de un 60% y todo apunta a que siga haciéndolo. Es por eso que en este post, desde Durmi os dejamos algunos trucos y consejos para ir mejorando la vivienda poco a poco, con el fin de ahorrar energía. Lo que se traduce en ahorro de dinero.

  • Sellar puertas y ventanas: instalar tiras de espuma o caucho en las rendijas que normalmente se sitúan en la parte inferior de la puerta de entrada y todo el contorno de la ventana.
  • Mejorar el aislamiento: esta es la inversión más elevada pero que a la larga será rentable. Un buen aislamiento consta de un doble vidrio en las ventanas y marcos de PVC, también tener un buen aislamiento en las paredes es muy importante.
  •  Instalar termostatos digitales programables por zonas: de este modo de podrá programar la temperatura según convenga. Así se utiliza de la energía en el momento y lugar deseado.
  • Aprovechar al máximo la energía solar:  en invierno es ideal tener persianas subidas durante las horas de sol y bajarlas cuando este se esconde. Así aprovecharemos el calor que desprende durante el día y al cerrar las persianas por la noche se mantendrá mejor.
  • Usar aparatos de calefacción eficientes: los mejores son las bombas de calor de clase A o superior.
  • Los electrodomésticos que sean de clase A o superior: por ejemplo, un nevera de clase A+++ consume aproximadamente un 70% menos que uno de clase media.
  • Comparación de las compañías eléctricas: debes contratar la tarifa que más se ajuste a tus necesidades, ya que hay diferencias destacadas entre unas y otras.
  • Cambiar las bombillas incandescentes por LED: se ahorrará entre el 80% y el 90% del consumo eléctrico en iluminación. El encendido de estas es inmediato, la vida es más larga y normalmente tienen garantía.
  • Ajustar la potencia eléctrica que se tiene contratada: lo mejor es tener contratado el valor mínimo que necesitamos. Se puede calcular las potencias de todos los aparatos que se vayan a utilizar a la vez y una vez hecho el cálculo valorar si es necesario usarlos a la vez o no, así sabremos si contratar una potencia u otra.
  • Desenchufar los aparatos que no se están utilizando: si no de desconectan quedan en stand by pero siguen consumiendo energía.

Esperamos que estos consejos os ayuden a ahorrar energía, si queréis leer más sobre podéis hacerlo aquí.