La protección solar en fachadas, sinónimo de vida útil

300 días y 2.500 horas. Este es el tiempo que España está expuesta al sol cada año, siendo uno de los países más soleados de Europa. La luz solar es el motor de la energía renovable y la fuente de múltiples beneficios para nuestra salud. Desde Industrias Durmi subrayamos la importancia de contar con sistemas de protección solar en fachadas, teniendo en cuenta que el sol también es una de las principales causas del desgaste y deterioro que sufren los edificios con el paso del tiempo.

La inmensa mayoría de profesionales del mundo de la arquitectura y el diseño valoran cada vez más las prestaciones de resistencia que ofrecen las lamas bioclimáticas al sol, la lluvia y el viento. En el marco de la construcción sostenible, es vital instalar productos con una larga vida útil: tanto las lamas y celosías de aluminio como las de madera garantizan una total estanqueidad y fortaleza ante las diferentes condiciones climatológicas a lo largo del año.

Ahora, ante una situación de crisis energética y de calentamiento global, la decisión más inteligente es optar por la arquitectura bioclimática. Por un lado, las lamas y celosías permiten aumentar y reducir la entrada de luz solar a las estancias interiores. Por otro lado, proporcionan la adaptabilidad necesaria para gestionar la temperatura de forma natural, prescindiendo de sistemas de climatización como el aire acondicionado, muy costoso a nivel energético y económico.

protección solar en fachadas

Estas lamas fijas Dufix 60z con sistema corredero aportan la necesaria protección solar en fachadas.

¿Es la protección solar en fachadas un factor diferencial?

Como elemento vital en la construcción, las fachadas también han vivido un cambio de paradigma: “Durante el siglo XX se pasó de una arquitectura hermética y poco eficiente, donde el aire acondicionado sustituía a la ventilación natural, al interés por una climatización eficiente a raíz de la crisis del petróleo de 1973, cuando las fachadas recuperan protagonismo”, afirma Laura Novo Muñoz, arquitecta y colaboradora de Houzz, plataforma online de diseño y renovación del hogar.

En su artículo ‘Fachadas inteligentes: Nuevas formas de proteger la casa del sol’, Novo hace referencia a las palabras de María Moya, ingeniera industrial y responsable de formación de ES-SO (European Solar – Shading Organisation), en la mesa redonda de protección solar de Rebuild (Ifema, Madrid): “La fachada es la parte más sensible y expuesta al sol y si solo utilizamos un dispositivo de sombra estático (todos, venecianas o voladizos) se pierde esta adaptabilidad, tanto en lo que se refiere a la gestión de la energía como al confort de las personas”.

Si por algo destacan los productos de Industrias Durmi en el sector de la arquitectura bioclimática es, precisamente, por su versatilidad. En nuestro catálogo, las lamas y celosías pueden adoptar sistemas correderos, levadizos y plegables para ofrecer la flexibilidad necesaria a cada persona. De hecho, en Rebuild presentamos el nuevo sistema corredero plegable motorizado, un modelo que nace para dar respuesta a ciertos requisitos arquitectónicos y para encajar en las normativas de construcción de diferentes gobiernos regionales.

protección solar en fachadas

Esta instalación en Granollers es otro ejemplo de protección solar en fachadas.

Las cifras económicas y ecológicas de la protección solar en fachadas

Como empresa que forma parte del sector de control solar, para Industrias Durmi es vital alinearse con los objetivos y metas que plantea la European Solar – Shading Organisation (ES-SO). La organización asegura que, si instalamos sistemas de protección solar, el mundo podría reducir hasta un 60% el consumo energético hasta 2050, ahorrando 100 millones de toneladas de las emisiones de CO2 y 285 billones de euros.

Nuestro catálogo de lamas bioclimáticas ofrece una infinidad de opciones estéticas, todas ellas con un alto valor de funcionalidad.

Comments are closed.

Contenido relacionado