La protección de solar está de moda ¿cierto? Al menos así lo parece cuando se trata de nuestros cuerpos, pero, ¿Qué hay de nuestras casas? ¡También la necesitan! ya que al igual que tu piel y tu salud, la apariencia y el bienestar en tu hogar puede terminar gravemente afectado por la acción solar.

A continuación pondremos en evidencia tres señales de que requieres protección solar en casa lo más pronto posible.

Los veranos son insoportables

Es normal que los veranos lleguen a ser duros de pelar, particularmente en las zonas cálidas, sin embargo esto no debería llegar a un extremo tal de hacerte huir de la casa. Si tus habitaciones son terriblemente cálidas durante el verano, quiere decir que necesitas protección solar en casa para no ser azotado por los rayos del solsticio.

La pintura de tus interiores adopta rápidamente una apariencia de “cascarón de huevo”

Y hablando de calor. Resulta que la radiación solar que se proyecta de lleno sobre tu casa tiene el poder de introducirse en los muros para luego escapar a los interiores de manera gradual, lo que básicamente convierte aquello en un pequeño horno. La señal de que tus paredes están recogiendo demasiado calor venido de la radiación solar es la pintura reseca que se cuartea y escarapela en trozos que parecen cascarón de huevo triturado.

Los elásticos de tu ropa pierden la compostura antes de que te des cuenta

Pensarás que los elásticos de la ropa no tienen nada que ver con la cuestión de que necesites o no de protección solar en casa, pero de hecho, son importantes medidores de las condiciones climáticas de  un interior. Si los resortes de tus prendas pierden firmeza y elasticidad al poco tiempo quiere decir que hay tanto calor en el interior, durante tantas horas al día, que fácilmente es capaz de penetrar en tus muebles y traspasar tus cajones para posarse en los resortes internos de la tela para resecarlos y dejarlos rígidos y quebradizos.

Si eso hace con la ropa, imagínate lo que el calor  hará con tus muebles de cuero y madera o con las carcasas de tus electrónicos.

Imagen cortesía de http://www.hogar.mapfre.es/. Todos los derechos reservados.