Cuando se piensa en un techo se suele tener tendencia de imaginarse una cobertura sólida y pesada, y no generalmente, la de pensar en una ligera y con ventilación. Pues bien. Los techos de lamas de aluminio son tan resistentes como lo son los techos sólidos pero muchos más ligeros, más fáciles de instalar, pueden cambiarse de sitio y sirven para cubrir muchas más áreas de las que puedas sospechar. Enseguida de mostramos algunas de las más populares.

Porches y terrazas

Sustituye las hojas de madera que requieren de mucho mantenimiento o las láminas quebradizas que en ocasiones contienen materiales peligrosos (residuos de asbestos y fibra de vidrio) por un techo de lamas de aluminio que luce impecable, resiste a los elementos sin perder color, sin oxidarse y sin volverse frágil y, además, permite controlar la luz y la ventilación. Estos techos también son capaces de capturar y redirigir el agua de la lluvia para que no tengas goteos ni encharcamientos.

Garajes

Son perfectos para cubrir no sólo el área donde dejas tu auto, sino que son la solución para tener un espacio a salvo de los rayos y el calor de sol a donde puedas trabajar en él o darle mantenimiento de rutina.

Áreas para mascotas

Los techos construidos a base de lamas orientables como las que encontrarás en una amplia gama de presentaciones en Durmi, son ideales para proteger las áreas donde tus mascotas juegan y descansan. Sucede que te permiten mantenerlos frescos y protegidos del sol y el calor durante el día, pero también, cubrirlos por completo del frío y la lluvia cuando sea necesario.

Áreas de cultivo ornamental

Si eres aficionado al cultivo de plantas ornamentales que requieren de aire y luz regulada, las pérgolas con techos de lamas de aluminio son la mejor alternativa a los toldos de telas protectoras debido a que son más resistentes  y te permiten regular la luz y el calor de una manera muy precisa.

Imagen cortesía de http://img.edilportale.com/. Todos los derechos reservados.