La fusión de la naturaleza con la urbanidad de las metrópolis humanas es un tema frecuente en oriente. La casa Chiltern House de Singapur, es un ejemplo viviente de esto. Es la fusión perfecta de plantas y estanques, que armonizan con el techo, paredes y terrazas de concreto.

Esta construcción es un diseño de la arquitecta María Warner Wong, jefa de diseño de WOW architects de Singapur. Allí vive con su esposo y sus dos hijos de 18 y 22 años. La casa ocupa 400 metros cuadrados y fue en otro tiempo el patio de una mansión de mayor tamaño.

La fusión del Chiltern House de Singapur

Lo primero que se puede observar, es la zona verde recuperada a través de una gama amplia de plantas y fuentes que se pueden observar alrededor de toda la casa. Abundan las plantas trepadoras en los laterales, que se desempeñan como cortinas que ofrecen privacidad y frescura. Un estanque de lirios, es un encantador centro de atracción de aves, que también refleja el firmamento.

El edificio está hecho de concreto, que no necesita acabado exterior. Fue realizado con la arena autóctona de Singapur que le dio una tonalidad ocre y amarillenta realmente única. También se mezcló con un impermeabilizador, para conservar su estructura y protegerla de la humedad.

El Chiltern House de Singapur cuenta con cuatro plantas, una habitación en el sótano, una cocina, sala de estar y un comedor en la planta baja. Se puede encontrar un estudio y dos dormitorios en el primer piso. El dormitorio principal se ubica en la planta superior. Es la combinación perfecta de una construcción urbana que se privilegia con una conexión con la naturaleza.

Imagen: http://www.dezeen.com/