Ya habíamos hecho referencia, en una entrada anterior, a las pérgolas bioclimáticas y a su importante contribución en la construcción de espacios climatizados de forma natural y amigable con el medio ambiente.  Hoy complementaremos el tema, hablando de los motores para pérgolas bioclimáticas, que de forma muy cómoda y confortable permiten cambiar la orientación de la lamas de acuerdo con las necesidades de luz y de temperatura, que como sabemos dependen de los cambios climáticos.

¿Por qué necesitamos motores para pérgolas bioclimáticas?

Antes que nada aclaremos que no todas las pérgolas bioclimáticas pueden ser motorizadas.  Para que esto sea posible,  se requiere que la pérgola utilice lamas de aluminio orientables. Los motores para pérgola bioclimáticas  hacen posible modificar la orientación de lamas a diversos ángulos, con el fin de modificar las condiciones de luminosidad o de temperatura en el espacio cubierto con la pérgola.

¿Cómo se motorizan las pérgolas?

Los motores para pérgolas son de 24 Voltios, lo cual, sumado a la instalación de puesta a tierra, garantiza protección frente a eventuales choques eléctricos.  El cableado y todos los componentes eléctricos están ocultos. Esto produce aislamiento y por supuesto impide que la instalación afecte la estética de la pérgola, que finalmente es uno de sus propósitos fundamentales.

¿Se pueden automatizar las pérgolas bioclimáticas?

Instalar motores para pérgolas no significa automatizarlas.  El concepto de automatización es mucho más complejo y profundo que eso. Es muy probable que en un futuro no muy lejano esto sea posible. Por lo pronto, las pérgolas que han sido motorizadas, pueden contar con unos sensores de lluvia, que pueden activar el cierre de las lamas protegiendo los muebles o el piso que se encuentra bajo la pérgola.

Los motores para pérgolas bioclimáticas son un producto adicional que DURMI propone a sus clientes. Si estas interesado en obtener mayor información acerca de ellos, por favor pincha aquí.