Las pérgolas de jardín han sido siempre estructuras prácticas que cumplen con varias funciones, pero en la actualidad, gracias al avance de la tecnología y a la mejora de los materiales de construcción, las pérgolas son auténticas soluciones multiuso para el hogar. Los que siguen son apenas los usos más comunes.

Mejora de la apariencia de tus espacios

Debido a que son perfectas para cultivar bajo ellas toda clase de plantas ornamentales y a que sirven de marco para las áreas de estar al aire libre, las pérgolas son el accesorio ideal para quien quiere tener un detalle romántico y lucidor en su patio y jardín. Como tienen la capacidad de bloquear la acción de los elementos, resultan de lo más prácticas a la hora incorporar muebles y piezas de diseño a tus exteriores con la garantía de que no sufrirán daño.

Canalización de la precipitación fluvial

Las modernas pérgolas de jardín cuentan con sistemas de captación de lluvia que evitarán que tengas encharcamientos en tu patio y jardín. Como  estos sistemas tienen la opción de dirigir el agua hacia donde más convenga, te permitirán utilizarla en tus áreas verdes o inclusive en un estanque ecológico.

Control del sobrecalentamiento de los interiores

Como bloquean y redirigen la luz y el calor natural, si se colocan protegiendo las áreas de tu casa donde el sol incide con mayor fuerza, tus interiores sufrirán menos sobrecalentamiento excesivo durante el verano.

Optimización del flujo de aire fresco

Las pérgolas de jardín con lamas orientables como las de Durmi se mueven en el sentido en que se traslada el sol para bloquear el calor y la luz excesiva, pero tambien, permiten que el aire fresco circule desde el piso desplazando el aire caliente hacia arriba con gran efectividad. Esto garantiza el mejor ambiente en todo momento.