En verano la temperatura se dispara, con 35 grados en el exterior y el calor intenso dentro de nuestra vivienda necesitamos de algún modo para refrescarla lo máximo posible. Si no disponemos de aire acondicionado aquí de dejamos unos trucos que te ayudarán a mantener la casa fresca en pleno verano. Como veréis, existe mucho sentido común en cada uno de ellos:

1. Utilizar corrientes de aire

Es muy importante que el viento fresco circule. Normalmente las ventanas que dan a patios interiores suelen ser las que mejor aire fresco nos traen. Un truco es mojar las cortinas con un poco de agua y aprovechar el aire fresco que pasa por ellas.

2. Regar las plantas

Si tenemos plantas o flores en las ventanas o terraza, podemos echar agua sobre el abono para refrescar la atmósfera cargada de calor del exterior. Esto hará que disminuya la temperatura de la fachada exterior.

3. Encender la campana extractora del aire

No sólo nos servirá para echar los malos olores, también expulsaremos el calor acumulado de las placas de gas o eléctricas de la cocina.

4. Utilizar sábanas de seda o algodón

Son las que acumulan menos calor y si tienen colores claros, mucho mejor. Un buen truco también es ponerlas a refrescar durante el día en la habitación más fresca de la casa y justo en el momento de ir a dormir ponerlas en la cama.

5. Evitar fuentes de calor

Tener luces encendidas, televisión, horno u otros aparatos que desprendan calor hará que la temperatura de la vivienda suba.

6. Utilizar ventiladores

Pueden ser muy útiles para refrescar una habitación. Si no te gusta que el aire te de muy directo, se puede poner el ventilador a cierta distancia y colocar un bol metálico lleno de hielo delante de él para refrescar el aire que circula.

7. Bajar persianas y cerrar puertas

Se deben bajar en las horas que más sol y luz entran en casa. En casas con orientación este, el sol llega por la mañana. En casas orientación oeste lo hará por la tarde. Se deben volver a abrir en el momento que el sol ha caído y entra la noche. Es entonces cuando jugaremos con las corrientes de aire.

8. Utilizar agua

Beber agua regularmente es fundamental, incluso antes de tener sed. Las duchas de agua templada tirando a fresca y meter los pies en remojo ayudan mucho a mantenernos frescos.