Un factor que se debe tener muy en cuenta ahora de cara a los fríos de invierno, son las pérdidas de calor que se tiene por un mal aislamiento de la vivienda. Un buen aislamiento puede reducir hasta en un 30% la factura energética del hogar, y a su vez se consigue que el calor generado no se pierda.

Para evitar las pérdidas de calor y tener un buen aislamiento, desde Durmi os traemos estos consejos que serán muy útiles para tener un ambiente confortable en casa y también podamos consiguir un ahorro energético importante:

  • Las juntas: son un punto débil de la casa, por eso la colocación de zócalos en la unión del techo con la pared será una manera de conseguir un buen aislamiento. En los marcos de las puertas también se pueden poner estos zócalos, y en general en todos los espacios por donde veamos que entra aire frío.
  • Las ventanas: por ellas entra mucho aire frío y es uno de los espacios que se debe tener en cuenta con las pérdidas de calor. Los dobles cristales reducen estas pérdidas a la mitad y si los marcos están hechos con materiales aislantes su efecto será más eficiente.
  • Los techos: se suele perder mucho calor por allí y si se aísla bien podemos reducir las facturas energéticas hasta en un 35%.
  • Las paredes: si son muy frías, la calefacción deberá producir mucho más calor para compensar la sensación de frío, lo cual no resulta muy económico ni ecológico.

En definitiva, la rehabilitación térmica de un edificio puede traducirse en un ahorro de energía de hasta un 50%. Los expertos aconsejan mantener la casa en invierno a una temperatura de 20 grados en las habitaciones y 23 en las zonas comunes.

Por eso, el aislamiento es la clave. Otros consejos son poner alfombras, tener las persianas bajadas en las horas en las que no hay sol son buenos consejos para mantener el calor sin tener que encender la calefacción.