Hoy en el Blog de Durmi vamos a analizar el diseño bioclimático de una vivienda dependiendo de su orientación. Esta es muy importante para la eficiencia energética del inmueble. La orientación de una fachada influye mucho en el aprovechamiento de la radiación solar y el balance energético.

Vamos con los diferentes tipos de orientaciones que pueden tener las fachadas en las viviendas:

Orientación Este: el inmueble recibe la radiación solar durante las primeras horas de la mañana hasta el mediodía. En invierno la radiación será mucho más floja, y en verano incidirá directamente y durante un periodo de tiempo más largo. Las estancias que se encuentran con esta orientación tendrán más cantidad de sol.

Orientación Norte: en estas el sol en principio, no afecta de manera directa, sólo se recibe radiación solar suave a primera y última hora del día durante los meses de verano, cuando el sol tiene un mayor recorrido.

Orientación Oeste: cuando el sol se convierte en protagonista es al mediodía y por la tarde. A medida que van pasando las horas ese ángulo va descendiendo.

Orientación Sur: estas son las que tienen más importancia, las que recibirán mayor cantidad de radiación solar durante todo el año, pero en verano solo las horas centrales del día. Por lo tanto, será por donde entrará mayor cantidad de luz.