Finalmente, el sol empieza a decaer y los días son más templados.  Huele a otoño y resulta un poco más agradable pasar tiempo fuera de casa. El balcón, el patio, el jardín son espacios en los que la temperatura ambiente resulta refrescante en esta época del año. ¿Y si adecuamos una mesa, unas sillas y almorzamos fuera, aprovechando la deliciosa temperatura y la suave brisa que empieza a correr?

Por supuesto, en esta época del año, esporádicas lluvias pueden sorprendernos de un momento a otro.  ¿Pérgolas o toldos? Estas parece ser las opciones, que nos permitan crear un espacio seguro, confortable, cómodo y práctico.

¿Pérgolas o toldos?

Son varias las consideraciones que debemos hacer antes de decidirnos optar por pérgolas o toldos. ¿Existe una terraza a la cual podamos hacer una extensión?,  ¿Tenemos un balcón?, ¿El espacio en el jardín es llano o existe alguna elevación?, ¿Cómo se comporta el viento en ese espacio?

Si lo que deseamos es tener una extensión del área de una terraza, el toldo resulta más apropiado que la pérgola.  Por otra parte, en terrenos que no están al mismo nivel, y sobre los cuales tenga un fuerte impacto la fuerza del viento, la instalación de un toldo, puede ser una muy mala idea. Una pérgola, consistente y fuerte, es una solución más segura y eficiente.

De todos modos, cualquiera que sea la solución elegida, pérgolas o toldos,  es importante que podamos disfrutar de estos días, algo soleados, pero con temperaturas agradables, y refrescantes brisas de viento.

Bien sea que te decidas por una de las dos opciones, siempre contarás con un amigo dispuesto a ayudarte, evaluando las condiciones de tu espacio para proponerte la solución más confortable y la que menos impacte al medio ambiente. Si deseas contactarlo por favor sigue este enlace.