La construcción es uno de los sectores donde se produce más contaminación medioambiental, ya que genera efectos totalmente negativos en el medioambiente de forma directa e indirecta. Algunos materiales de construcción son contaminantes y a eso hemos de sumar la construcción del edificio en sí y la posterior generación de los residuos.

Concretamente, este sector es el responsable de consumir el 50% de los recursos naturales, el 40% de la energía y del 50% del total de los residuos generados. Por ello, es esencial apostar por una construcción sostenible que abogue por la protección por el medio ambiente y la eficiencia energética.

 

¿Cómo afecta la construcción en el medio ambiente?

Como hemos comentado, la construcción es un sector desfavorable para el planeta, pero ¿cómo afecta de manera exacta en nuestro día a día?

  1. El principal agravio tiene que ver con el propio suelo. La excesiva construcción que se ha llevado a cabo en las últimas décadas, ha supuesto sobre todo una alteración visual de nuestras ciudades y pueblos. Además de la deforestación que se lleva a cabo, en ocasiones, para construir hoteles y demás edificios.
  2. Si calculamos la energía que se consume al elaborar los materiales (cemento, acero, cal, tabiques, vidrio, aluminio…) la cual alcanza los 1700°C, la propia para transportar los materiales de un lugar a otro y, finalmente, le sumamos la propia energía que consume un edificio (calefacción, refrigeración, cocina…); nos podemos hacer una idea de la gran cantidad de energía que se emplea en la construcción.
  3. Los gases contaminantes que se desprenden. A la hora de fabricar cualquier material de construcción, los gases contaminantes que se generan son muy elevados. Por ejemplo, cada tonelada de cemento que se fabrica emite 1 tonelada de CO2 a la atmósfera.

Ventajas de la arquitectura bioclimática y la construcción sostenible

Como hemos comprobado, este sector supone un gran perjuicio para el medio ambiente y, en definitiva, para la salud de nuestro planeta. Por esa razón, hay que tener en cuenta una serie de consejos para abogar por una construcción sostenible, respetuosa y eficiente.

Especialmente, hay que optar por la rehabilitación y la restauración de los edificios en vez de la construcción desde cero. Asimismo, hacer especial hincapié en la envolvente, es en ella donde se puede ahorrar más energía. Una vivienda con una fachada que ofrezca un adecuado aislamiento térmico, ofrecerá un elevado ahorro energético y, por ende, ahorro económico.

Del mismo modo que hay que optar por sistemas de protección solar, como lamas y celosías, con los que se puede aprovechar al máximo los rayos solares, conseguir un excelente ahorro energético y, en definitiva, la construcción sostenible que todas y todos deseamos. ¿Quieres saber más acerca de nuestras soluciones de protección solar? Ponte en contacto con nosotros, cuéntanos tu idea y te ayudaremos a conseguirla. ¡Apuesta por nuestros sistemas y ayuda al planeta!