Con la llegada del calor, una de las peores cosas es soportarlo en casa. En muchas viviendas el calor se acumula de manera insoportable y hace que su estancia sea muy desagradable. Por eso desde Durmi os queremos dejar algunos consejos para hacer más llevadera esta estación del año:

Apagar los electrodomésticos: estos desprenden calor, y por eso en conveniente que no se enciendan a no ser que sea imprescindible durante las horas de máximo calor como sería el mediodía. Por ejemplo, equipos de audio/vídeo, televisor, ordenadores… A diferencia de la nevera que si que es imprescindible.

Hacer circular el aire: ventilar la casa durante la horas más frescas del día es muy importante, a primera hora de la mañana y por la noche. Crear corriente entre ventanas de diferentes habitaciones dejando las puertas abiertas para que no se acumule el calor.

Persianas bajadas: se dice que hasta un 30% del calor procede de las ventanas, así que utilizar por ejemplo persianas ayuda a ahorrar un 7% en las facturas y a bajar la temperatura interior unos 6º C. Éstas evitan que la casa se convierta en un invernadero.

Ventanas: durante las horas de más calor, lo mejor es cerrar las ventanas para que no entre el aire caliente. Lo ideal es bajar persianas o cerrar cortinas, así la sensación de frescor aumentará.

Regar para refrescar: si se tiene jardín, patio o terraza si se riega durante las horas de la caída del sol se refresca el ambiente. También es viable fregar el suelo del interior de la casa con agua fría y dejarlo más húmedo que de normal.

Sábanas frescas: utilizar sábanas 100% algodón durante los meses de calor es mucho mejor porqué son más frescas.