Una vivienda bioclimática aprovecha al máximo los recursos naturales ofrecidos en el lugar donde se encuentra. Además, tal y como muestra la propia palabra, ‘bio’, se lleva a cabo de una manera biológica, es decir, se trata de una vivienda sana sin la utilización de tóxicos, químicos o radiaciones.

En definitiva, una vivienda bioclimática es sinónimo de salubridad, sostenibilidad y eficiencia energética.

Arquitectura bioclimática y construcción sostenible

Para poder decir que una vivienda es bioclimática esta debe cumplir una serie de requisitos:

 

  1. En primer lugar, la elección del terreno tiene mucho que ver en este tema. Por ejemplo, la orientación será clave para poder aprovechar al máximo los rayos solares. Un edificio donde dé el sol correctamente, se convertirá en el mejor compañero del ahorro energético en el hogar.
  2. En segundo lugar, también hay que fijarse en el clima del entorno. Antes de construir una vivienda, debemos tener en cuenta las temperaturas mínimas y máximas, tanto en invierno como en verano, los niveles de humedad y corriente, etc.
  3. En tercer lugar, una vez se haya analizado el entorno, se ha de decidir cuáles son los elementos con los que se puede reducir al máximo la energía en el hogar. Ejemplo de ello es la instalación de placas solares o fotovoltaicas, la utilización eficiente del agua y la colocación de lamas o celosías. Gracias a estas últimas se ve reducido el consumo energético y, a su vez, se controla el calor.
  4. Por último, para que una vivienda sea 100% bioclimática debe emplear materiales reciclados y reciclables. Por ejemplo, las lamas fijas ecológicas Dufix 40t ECO2. Este producto se caracteriza por ser plástico, urbano y reciclado. Concretamente, se trata de un plástico que ha sido desestimado para otros usos y ya no forma parte de la cadena de la industria plástica. Por ello, convertir un residuo así en materia prima es la solución perfecta para conseguir una excelente eficiencia energética en los edificios.

Viviendas energéticamente eficientes

En Industrias Durmi ofrecemos una amplia gama de celosías de aluminio con las que podrás conseguir la eficiencia energética deseada. Gracias a estos sistemas de protección solar, se reorienta y aprovecha al máximo la luz natural, de esa forma, se disminuye la utilización de aparatos refrigeradores y calefactores.

¿Tú también quieres conseguir unos sistemas de ahorro energético con los que convertir tu casa en una vivienda bioclimática? ¡Apuesta por las lamas y celosías y la pérgola bioclimática de Durmi! Ponte en contacto con nosotros y explícanos tu idea, haremos un presupuesto a tu medida.