Imagínate que despiertas en la mañana y te sorprende un sol increíble. Como ya habías conocido los toldos automáticos, instalaste uno en tu terraza, lo abres e invitas a la familia a un delicioso desayuno al aire libre.

La mañana avanza tranquila y calurosa, por lo que un paseo por la playa, resulta un plan alegre y placentero.  Más tarde, cuando el hambre llama a la puerta, disfrutar nuevamente de los placeres de los toldos automáticos parece ser la mejor idea.

Pero de pronto, contra todas las expectativas, después del almuerzo se levanta un fuerte viento que amenaza con acabar con tan hermosa reunión familiar.   Pero todos pueden estar tranquilos… Los toldos automáticos nos permiten, accionando un mando a distancia solucionar todas las contingencias climáticas que se llegasen a presentar.

¿Cómo funcionan los toldos automáticos?

¿Pero qué pasa, con los toldos automáticos, si están abiertos y no hay nadie en casa?  Estos toldos, están dotados con sensores de viento, de lluvia y de temperatura, que les permite en forma autónoma abrirse o cerrarse parcial o totalmente de acuerdo con las condiciones climáticas, ante la ausencia de una acción directa, tomada por el usuario con el mando a distancia.

De hecho, los toldos automáticos, pueden ser parte de un proceso de domotización, que permite incluso, controlarlos a distancia por medio del teléfono inteligente.

Los toldos automáticos, son uno de los productos más innovadores de esta temporada. Están disponibles en gran variedad de colores y con diversos grados de automatización. Por supuesto, también forman parte de nuestro amplio portafolio de productos, y para conocerlos un poco más de cerca solo debes seguir este enlace.