En Durmi somos expertos en el diseño y la confección de celosías y lamas de protección solar. Estos sistemas son especialmente positivos de cara al ahorro energético y la sostenibilidad en el hogar. Además de aportar la intimidad deseada en cualquier vivienda, también protegen frente a los ruidos del exterior.

Muchas personas se interesan por nuestras celosías a medida, sin embargo, no conocen a fondo los aspectos relativos al uso y el mantenimiento de las mismas.

Limpieza y mantenimiento de las celosías a medida Durmi

El mantenimiento de las celosías de Durmi es muy fácil. En unos sencillos pasos, estas soluciones estarán siempre impecables:

  • La limpieza de las celosías debe producirse sin productos abrasivos, puesto que podría dañarlas.
  • Es recomendable utilizar un trapo húmedo con agua y jabón solamente, tras ello, hay que secar con un trapo seco.
  • Por lo que concierne al mantenimiento, es importante que al menos una vez al año los puntos de anclaje sean revisados por personal cualificado en la materia.

¿Cómo se utilizan de manera adecuada las celosías a medida de Durmi?

Es importante decir que dependiendo de cada tipo de celosía se deben llevar a cabo unos cuidados u otros. No será el mismo uso el relativo a unas lamas orientables que a unas fijas, por ejemplo.

 

  1. Celosías abatibles: para abrir estas celosías hay que liberar los cierres y accionar suavemente las hojas.
  2. Celosías correderas: en este caso, hay que liberar la hoja accionando el pasador de bloqueo y moverla de manera suave. Para cerrarla, hay que desplazarla suavemente hasta la posición de cerrado y activar el pasador de bloqueo.
  3. Celosías plegables: para abrir esta clase de hojas hay que accionar el pasador de bloqueo. Además, hay que empujar la hoja hacia el exterior y moverla con sumo cuidado. Es muy importante que la hoja no llegue al final de la carrera de manera brusca, puesto que podría estropearse.
  4. Celosías levadizas plegables: en primer lugar, hay que liberar el pasador de bloqueo, después, empujar el asa central de las hojas hacia el exterior y acompañar suavemente las hojas hacia arriba. Para cerrar estas celosías, hay que mover las hojas hacia abajo, con la ayuda de las asas inferior y central.
  5. Celosías proyectables: finalmente, en este caso hay que liberar el pasador de bloqueo de la hoja y empujar la misma hacia el exterior hasta que alcance su posición final. Para cerrarla, hay que tirar del asa hacia el interior y ubicarla en la posición de cierre.

Debe asegurarse en todo momento que no haya ningún objeto que se interponga en la trayectoria de la celosía, ya que ésta podría dañarse. Asimismo, y como es obvio, en caso de fuerte viento hay que cerrar las celosías inmediatamente y accionar el pasador de bloqueo. ¿Estás interesado en alguna de estas celosías? En Industrias Durmi diseñamos lamas fijas, orientables y fijas continuas, ponte en contacto con nosotros y cuéntanos tu idea, te asesoraremos.