La protección solar es una necesidad de miles de edificios. Se recurre a múltiples sistemas como lamas, celosías, aleros y toldos para que las fachadas y espacios interiores de los edificios no sufran ningún desgaste. Existen diferentes alternativas para paliar esta necesidad, pero solo una de ellas convierte la necesidad en arte; la pérgola bioclimática de Durmi y su maravilloso diseño de arquitectura bioclimática.

En concreto, nuestro último gran proyecto de instalación se ha realizado en una vivienda particular de Madrid. Tal como se aprecia, se ha optado por una pérgola bioclimática sin pilares, acoplando las lamas y el sistema de bastidores a una estructura ya existente. Para satisfacer las exigencias del cliente, que priorizaba un diseño acogedor y elegante, las lamas de aluminio incorporan un lacado de imitación de madera, que dan un toque clásico a una vivienda moderna.

La pérgola surgió a inicios del Renacimiento para disponer, junto a plantas trepadoras, un espacio fresco y con sombra. Desde hace siglos es el elemento arquitectónico de protección solar por excelencia. Lo sigue siendo, ahora con una estructura rígida y con la versatilidad necesaria para disfrutar de una temperatura agradable y templada con o sin rayos de sol.

Pérgola bioclimática

Nuestra pérgola bioclimática ofrece el aislamiento térmico adecuado, suavizando la temperatura exterior.

Con el sol en posición vertical, el cliente tiene la posibilidad de abrir las lamas de la pérgola para disfrutar de los rayos de sol en sofás y tumbonas o de cerrar las lamas para disponer un espacio sombreado. Hablamos, por lo tanto, de un espacio multiusos y del que se puede disfrutar con cualquier situación meteorológica. De hecho, nuestra pérgola bioclimática incorpora sensores inteligentes para que ningún temporal dañe sus lamas.

Ante una lluvia torrencial, las lamas se cierran hermética y automáticamente al detectar las primeras gotas; ante una nevada intensa o fuertes ráfagas de viento, las lamas bioclimáticas se abren para evitar cualquier tipo de daño. Además, la pérgola permite guiar el agua hacia las vigas y evacuarla por los pilares indicados. El resultado, una larga vida útil.

“La pérgola bioclimática del ahorro energético”, en IFEMA (Madrid) del 7 al 9 de marzo

Destaca por su calidad, por su estética, por ser la catapulta de decenas de negocios del sector de la restauración y de la hostelería. Pero nuestra pérgola bioclimática también es diferencial por su enorme capacidad de ahorro energético. Se pueden abrir y bloquear las lamas motorizadas en cualquier momento para controlar la cantidad de luz o de ventilación natural deseada, y así se regula la temperatura de la estancia de manera natural.

Durmi estará presente en el stand 3G720 de la feria HIP (Horeca Professional Expo), que se celebrará en IFEMA (Madrid) del 7 al 9 de marzo. Es una excelente oportunidad para examinar físicamente las características y cualidades de la pérgola bioclimática y también de la pérgola retráctil de Industrias Durmi, con un innovador concepto de apertura. Además, podrás plantear cualquier duda sobre el producto a nuestros comerciales. Ellos te asesorarán sobre la viabilidad de tu proyecto, teniendo en cuenta el largo recorrido de Industrias Durmi instalando pérgolas de aluminio tanto en viviendas particulares como en hoteles y restaurantes.

Pérgola bioclimática

En HIP (IFEMA), podrás observar todos los acabados de la pérgola. Un diseño a tu medida.

Gran parte de nuestros clientes se sorprenden por el ahorro que supone nuestra pérgola a largo plazo, prescindiendo de otros sistemas de calefacción o ventilación. El equipo de Durmi es experto en el diseño de pérgolas, toda una garantía de la eficiencia energética en edificios y, en consecuencia, de una construcción sostenible.

En ferias anteriores (noviembre de 2021), nuestros comerciales detectaron que “la apuesta por habilitar las terrazas y zonas exteriores de hoteles y restaurantes es una tendencia al alza”. ¡Esperamos vuestra visita en HIP!