Versatilidad y durabilidad. Estos son los dos apellidos de las lamas bioclimáticas y celosías Durmi, reinas en el mercado de la protección solar de ventanas gracias a una calidad contrastada a lo largo de los años. La exposición a días de sol abrasador, a intensas lluvias y nevadas y a fuertes ráfagas de viento confirman que los productos de Industrias Durmi ofrecen un rendimiento excelente ante cualquier fenómeno meteorológico.

Sin embargo, hay un factor de la vida útil de nuestras lamas bioclimáticas y celosías a medida que se escapa de las manos de nuestro equipo: su correcto funcionamiento y mantenimiento cotidiano. Depende del usuario hacer un buen uso de las lamas y celosías, un asunto clave para que la extensa durabilidad que garantizamos no se vea afectada. Es por ello que os queremos facilitar las claves de la guía de uso y mantenimiento de lamas orientables.

Orientación y accionamiento de lamas bioclimáticas

La esencia de las lamas orientables de Durmi es la capacidad de regular la entrada de luz solar. Esta característica permite a los usuarios maximizar el ahorro energético en el hogar o el edificio, ya que se puede prescindir de la luz y la calefacción en mayor medida. Son una garantía de aislamiento térmico, pero esa es otra historia.

Lamas bioclimáticas

Las lamas bioclimáticas orientables son ideales para aislar térmicamente una habitación.

Lamas bioclimáticas

Fíjate en el cambio: las hojas correderas de nuestras lamas ofrecen una máxima versatilidad (lamas orientables Dutec 80s de aluminio).

Para orientar las lamas bioclimáticas, debe liberar el pasador de bloqueo de lama y accionar la palanca hasta conseguir la graduación deseada, siempre procurando evitar cualquier atrapamiento de un objeto o de las propias manos del usuario. Las lamas orientables siempre requieren un libre movimiento total.

El paso previo al accionamiento, antes de mover las hojas, es comprobar que las lamas para ventanas están en posición cerrada. Sean plegables, correderas o cualquier tipo de sistema de apertura, el usuario tiene que realizar un recorrido ligero y suave de las hojas, evitando que lleguen al final de la carrera de forma brusca. Esta es la base para cualquier modelo, aunque cada tipo de hoja tiene su guía específica:

  • Hojas abatibles: Para abrirlas, el usuario debe liberar los cierres (cremonas o pasadores) y accionar suavemente las hojas.
  • Hojas correderas: Hay que liberar la hoja accionando el pasador de bloqueo y hacerla correr suavemente. Para cerrarla, el usuario debe moverla hasta la posición de cerrado y accionar el pasador de bloqueo. En ese punto, ya se puede modificar la lama en la posición deseada.
  • Hojas plegables: El usuario tiene que liberar la hoja accionando el pasador de bloqueo, empujar la hoja hacia el exterior y hacerla correr de forma suave. Para cerrarla, se mueve hasta la posición de cerrado y se acciona el pasador de bloqueo.
  • Hojas levadizas plegables: El primer paso es liberar el pasador de bloqueo de hoja. Seguidamente, se empuja el asa central de las hojas hacia el exterior y se acompañan suavemente las hojas hacia arriba. Para cerrarlas, se mueven las hojas hacia abajo con ayuda de las asas inferior y central (un asa en cada mano). El usuario debe tirar del asa central para completar la maniobra de cierre. Se puede accionar, finalmente, el pasador de bloqueo de la hoja.
  • Hojas proyectables: Después de liberar el pasador de bloqueo, hay que empujar la hoja acompañándola hacia el exterior, hasta que alcance su posición final. Para cerrarla, el usuario debe tirar del asa hacia el interior, acompañando la hoja hasta la posición de cierre. Entonces, se acciona el pasador de bloqueo.
Lamas bioclimáticas

Además de ventanas, las lamas bioclimáticas orientables de Durmi son el mejor complemento para puertas.

Conviene destacar que, en caso de intensas ráfagas de viento, hay que bloquear las hojas y accionar el pasador de bloqueo para evitar movimientos bruscos y posibles desperfectos. Es por ello que recomendamos cerrar las hojas si el usuario no puede vigilarlas, por ejemplo, cuando está de vacaciones.

Por todo lo demás, simplemente hay que disfrutar de la versatilidad que proporcionan las lamas bioclimáticas orientables de Industrias Durmi. De manejo sencillo e intuitivo, estas lamas son el elemento de protección solar de edificios óptimo para maximizar o minimizar la entrada de luz solar y suavizar la temperatura exterior, tanto en invierno como en verano, garantizando el ahorro energético en el hogar a corto y largo plazo.