La normativa cada vez más, marca unas normas de eficiencia energética en los edificios. Es necesario un certificado de eficiencia donde se muestre el consumo de la vivienda para vender o alquilar. Es un aspecto medioambiental muy importante y que está al orden del día. Antes no se tenía tanto en cuenta y ahora es un imprescindible para constructoras y arquitectos para vender un inmueble sostenible y competitivo.

Existen muchas variedades de este tipo de edificios diseñados con muy bajo consumo energético. Son expertos los que se encargan de decidir como debe construirse cada edificio. Se estudian las estrategias bioclimáticas, los recursos del terreno donde se edificará, el clima, las técnicas y materiales que se adaptarán mejor. Todo esto se hace para mejorar la rentabilidad económica.

Algunos dirán que nos encontramos en el momento de la arquitectura bioclimática. Son aquellas viviendas que están diseñadas para aprovechar al máximo las condiciones naturales y energéticas del entorno donde se encuentre. Cada vez se construye más siguiendo el patrón de la arquitectura sostenible, sobretodo con aspectos como la orientación. Las boquillas de reducción de presión del agua, la incorporación de leds o ventanas superaislantes como Climalite, es algo habitual ya, sin embargo, es necesario realizar informes de consumo para conocer el impacto en cuanto a ahorro energético y económico.

El sector de la construcción cada vez es más sostenible aunque hay muchas cosas por perfeccionar.