Todos conocemos lo peligrosa que puede llegar a ser la exposición solar sin protección; especialmente en los más pequeños.
Aún así, la mayoría de nosotr@s únicamente tomamos precauciones en momentos puntuales: cuando vamos a la playa, en excursiones o salidas al campo, cuando practicamos deporte al aire libre…

En ocasiones, olvidamos que los efectos de los rayos UV (ultravioleta) pueden ser perjudiciales incluso cuando estamos en casa.

En el Blog de Durmi de hoy, te daremos algunos consejos para mantener tu hogar protegido de los rayos UV y sus consecuencias.

EVITA LA INCISIÓN DIRECTA DEL SOL

En primer lugar, debes detectar en qué parte de cada estancia la luz solar es más agresiva y en qué franja horaria. Una vez hecho esto, redistribuye el mobiliario de la habitación para evitar el contacto directo con la luz.

Por ejemplo: si entre las 15:00h y las 17:00h los rayos de luz inciden directamente en el sillón donde descansas, cambia su ubicación para evitar riesgos.

OPTA POR COLORES CLAROS

Tanto en el mobiliario como en las líneas generales de la casa (pintura, decoración…), los colores claros aportan calidez al espacio, pero no almacenan la temperatura como los tonos más oscuros. Además, los tonos como el blanco poseen propiedades reflectantes.

Utilizar los colores oscuros en elementos decorativos que no estén en contacto con los habitantes de la casa resulta un gesto muy inteligente: no renuncias a su uso y a la vez evitas la atracción de los rayos UV.

REDUCE EL IMPACTO

Mediante la colocación de cortinas y/o estores de colores claros en las ventanas o ventanales lograrás reducir la cantidad de rayos solares que entrarán en tu hogar. Aún así, este tipo de instalaciones suelen deteriorarse y necesitan ser sustituidas cada cierto tiempo.

Una solución más efectiva y de larga duración es la instalación de lamas fijas de protección solar, cómo la gama DUFIX de Durmi. Estas lamas son totalmente personalizables y se adaptan a las necesidades de tu hogar.

TAMBIÉN EN EL EXTERIOR

Si la casa cuenta con terraza, jardín o balcón exterior, deberás reforzar la protección en esos espacios, ya que los rayos UV inciden de forma más directa que en el interior del hogar.

Como norma general, evita la exposición solar entre las 11:00 y las 16:00, utiliza siempre crema protectora (cada 4 horas) y, en caso de que utilices gafas, escógelas con un filtro de protección UV y cristales antirreflejantes.

En caso de que alguna de estas zonas exteriores se utilice con mucha frecuencia (comidas, reuniones, espacio de juegos…), es de vital importancia contar con espacios protegidos dentro de las mismas.
Por ejemplo, mediante la instalación de una pérgola, conseguimos un pequeño oasis de ambiente fresco y la seguridad de estar protegidos de los peligros de la luz solar.

En las próximas semanas, con la llegada del buen tiempo, recuerda estos consejos para mantener tu hogar y tu familia protegidos y, si deseas recibir más información sobre la gama DUFIX o la instalación de una Pérgola Bioclimática Durmi, ¡ponte en contacto con nosotros!

Fuentes:

www.organ.es

www.hospitaldeltrabajador.cl/

www.kippzonen-brewer.com