Con el buen tiempo crecen las ganas de disfrutar al máximo de las zonas exteriores de las viviendas como los jardines o las terrazas. Para adecentar de manera adecuada dichas zonas hay infinidad de posibilidades: césped, tanto natural como artificial, para el suelo; la colocación de mobiliario de diseño e, incluso, si hay espacio suficiente optar por una piscina.

Además de todas estas propuestas, la instalación de una pérgola también supone una gran idea para los espacios exteriores. Por un lado, porque es una estupenda apuesta decorativa y, por otro, por la gran rentabilidad que te aportará. Gracias a sus lamas, podrás aprovechar del jardín o la terraza los 365 días del año, aunque llueve o nieve.sotros y te explicaremos todo sobre nuestras lamas y celosías y nuestra pérgola bioclimática.

¿Qué pérgola puedo instalar en mi terraza?

La pérgola es un sistema de protección solar que se puede encontrar en una gran variedad de colores, materiales y tamaños. A continuación, te mencionamos las más destacadas:

  1. Pérgolas de obra: son sistemas de hormigón, cemento ladrillo. Por esa razón, una pérgola de obra es totalmente fija y no se puede orientar o mover según las necesidades del cliente.
  2. Pérgolas de madera: tal y como muestra su propio nombre estas soluciones utilizan la madera en toda su estructura, incluyendo también el techo. Obviamente, este material es muy delicado, necesita muchos cuidados y se puede deteriorar fácilmente, puesto que la humedad y la incidencia solar son nefastas para la madera.
  3. Pérgolas de lona o textiles: con materiales como madera o aluminio, pero la cobertura se obtiene normalmente con una lona. Sí es cierto que las lonas se pueden doblar y desdoblar, pero este hecho hace que se creen bolsas. En dichas bolsas se puede acumular el agua de lluvia y la suciedad y, por ello, se considera un sistema un poco frágil ante las inclemencias del tiempo.
  4. Pérgolas de caña: en concreto, son pérgolas con techos de cañizo o bambú. También, se trata de pérgolas un poco delicadas y no ofrecen un aislamiento completo.
  5. Pérgolas bioclimáticas: la pérgola bioclimática constituye la forma más innovadora y actual de protección solar para terrazas y jardines. Está compuesta por lamas de aluminio que pueden abrirse según los gustos de cada cliente. Por eso, son una gran opción si se pone a llover, se cierran las lamas y se puede seguir disfrutando de la velada. Además, lamas se pueden controlar desde un dispositivo móvil y abrirse y cerrarse fácilmente.
  6. Pérgolas retráctiles: la pérgola retráctil se diferencia de la bioclimática por la apertura de sus lamas. En la pérgola retráctil, las lamas y el techo

La pérgola bioclimática de Industrias Durmi

En Industrias Durmi llevamos más de 50 años trabajando en el sector de la protección solar. Entre nuestros sistemas encontrarás todo tipo de lamas para ventanas y celosías a medida y, también, la pérgola bioclimática.

Nuestra pérgola está fabricada con materiales de la más alta calidad, garantizando una absoluta resistencia y durabilidad. Destaca por su montaje rápido y sencillo, no tiene tornillería visible y todos los cables se esconden dentro de la perfilería, lo que hace que esta pérgola sea 100% estética.

Finalmente, muestra aperturas desde los 0º hasta los 145º, permitiendo así cerrar o ventilar la estancia según lo desee su usuario y es apta para todo tipo de espacios, convirtiéndose así en el producto estrella de muchos hoteles y restaurantes. 

¿Quieres tener una vivienda energéticamente eficiente? ¡Opta por nuestros sistemas de protección solar! Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.[:]