Cómo crear una zona chill out en el jardín: Estas son las claves

Tener un jardín amplio, o una terraza grande, es todo un lujo, sobre todo porque te permite aprovechar el espacio de diversas formas; Tomar el sol, salir a hablar con las visitas, hacer barbacoas, tener un espacio fresco en el que estar en verano, etc.

Ahora bien, ¿vas a dejar que esté así de soso? ¡No, es el momento de hacerle un completo lavado de cara e introducir en tu jardín un espacio chill out!

¿Qué es un rincón chill out?

El término chill out es una expresión inglesa que significa relajarse o tranquilizarse, siendo usada para aquellos espacios de la casa que se utilizan para descansar.

En las casas con jardín, patios o grandes terrazas, esta zona suele encontrarse en el exterior, para disfrutar de las noches y el buen clima que acompaña a esta estación. Por supuesto que, previamente, hay que hacer una serie de preparativos.

Las claves para tener una zona chill out en el jardin

Las claves para crear un espacio chill out en el jardín

Antes de comenzar, todos los consejos que vamos a dar a continuación también pueden implementarse en una terraza, porche, patio o un balcón grande. ¡Vamos a ello!

Escoge el mobiliario con sumo cuidado

El primero paso será escoger unos muebles que sean cómodos y livianos, invitando a la relajación y se adapten a la perfección al espacio.

Por supuesto hay que pensar si va a ser un espacio que únicamente usarás con la familia o cuando vengas amigos. En el primer caso, puede ser algo más básico, con un sofá y sillas-sillones a juego. ¿Para varias personas? Apuesta por sofás y asientos a ras de suelo. ¿Uso individual? No lo dudes: las tumbonas y hamacas son los reyes de estos espacios.

Para que no roben demasiado espacio, deben tener poca altura, el respaldo bajo y sin reposabrazos, buscando, sobre todo, la comodidad. Como último consejo, aunque debería resultar obvio, deben ser muebles fabricados con materiales y tejidos para exterior. ¿De lo contrario? Tras un verano al sol, ¡perderán su color!

Te vamos a dar un par de consejos que te resultarán muy útiles:

  • Uso familiar-individual: El espacio no tiene porque estar demasiado cargado si solo vais a usarlo los miembros de la familia. Crea un entorno minimalista, con lo justo y necesario para sentarse, una mesita para poner bebida o comida…
  • Uso para las visitas: ¿Sois de los que les gusta pasar tiempo al aire libre cuando tenéis visita? Coloca un sofá en forma de L, creado con pallets para que sea más económico, con una mesa en el centro para crear el punto de reunión con tus amigos.

Escoge un color para las paredes

Un espacio chill out es independiente, por mucho que se encuentre en un jardín, terraza o dentro de una habitación.

Para marcar el “límite”, puedes colorear las paredes y el suelo de un tono diferente al resto de la pared, escogiendo tonos suaves en colores neutros como el gris, el blanco o un azul muy claro.

El resto de los colores los podrás introducir a través de los textiles del mobiliario. Otra opción es apostar por colores más fuertes, y que los tejidos tengan el protagonismo con tonos neutros. ¡Tú decides!

Crea una zona de sombra

Un jardín chill out está pensado para usarse en cualquier momento. Claro que, durante el día, puede resultar bastante molesto, especialmente en verano, tener el sol golpeándonos todo el tiempo, impidiéndonos descansar y relajarnos.

Para ello, hay que crear zonas sombra en las que resguardarse de ese sol tan intenso. Puedes utilizar toldos, velas o parasoles, pero nosotros os recomendamos las pérgolas bioclimáticas.

Este sistema de protección solar permite disfrutar de tu jardín los 365 días del año, gracias a su cubierta de lamas orientales que te permitirán regular el calor, la humedad, el flujo de aire y la luz. Además, protegen más de la lluvia o la nieve que una pérgola de tela, lo que te permitirá sentarte tranquilamente bajo su techo mientras ves como la lluvia riega tu jardín.

¿Alguna razón más para instalarla? Apenas necesita mantenimiento, pudiendo limpiar tanto la estructura como las lamas con un poco de agua y jabón neutro.

¿Por qué poner una pérgola en tu zona chill out?

Iluminación exterior

Durante el otoño e invierno también querrás disfrutar de este espacio, ¿verdad? Pero las pocas horas de luz natural limitarán tu actividad… ¿O no?

Decora el espacio con lámparas, farolillos, guirnaldas… Con el objetivo de crear un espacio con una iluminación suave y cálida. Una opción económica, simple y que apenas supondrá un gasto para tu bolsillo ya que las de LED consumen muy poco.

Lograrás un ambiente muy agradable en el que estar, así como espacio romántico y confortable en el que estar en familia y con tus amigos.

Elementos únicos con encanto

En el primer punto hemos indicado que debes elegir con sumo cuidado el mobiliario, ¿verdad? A fin de cuentas, este debe ajustarse al uso que le vayas a dar a tu rincón chill out en el jardín.

Si es para estar en pareja, relajados y descansando con un cóctel tras un largo día de trabajo, ¿por qué no poner un sillón colgante? Si eres mucho de leer, una tumbona con cojines para recostarte con tu libro favorito.

Eso sí, que no falten los materiales naturales como la madera, el mimbre, el yute o el ratón para los muebles. Los textiles como los cojines tendrán la responsabilidad de aportar calidez y un aspecto orgánico al espacio.

Delimita el espacio con un separador

Si crees que colorear ese trozo de pared, o utilizar un revestimiento no va a ser suficiente para delimitar el espacio, ¿por qué no instalar algo que cumpla la función de “separador” o “muro divisorio”?

Está muy de moda utilizar celosías para crear un entorno cerrado en el que combinar todo lo que hemos mencionado anteriormente con macetas y jardineras para conseguir un poco más de intimidad. Puede suponer un gran gasto, pero comprobarás que valdrá la pena.

Un espacio chill out del que disfrutar todo el año gracias a las pérgolas bioclimáticas de Durmi

Si quieres disfrutar de tu espacio chill out todo el año, haga calor o frío, no lo dudes, necesitas una pérgola bioclimática.

¡En Durmi contamos con varias dimensiones que se adaptarán a la perfección al tamaño de vuestro espacio chill out! Es más, nuestras pérgolas bioclimáticas pueden instalarse en cualquier parte del jardín y darle otros usos, no solo para cubrir la zona de relajación.

Por ejemplo, cubrir la piscina, tener un techado que proteja tu coche en un garaje abierto o crear un cenador en tu terraza o jardín.

Pulsa el botón y ponte en contacto con nosotros para solicitar un presupuesto sin compromiso. ¿Qué tienes alguna duda? ¡Envíanoslas y en un plazo máximo de 48 horas te responderemos!

SOLICITA TU PRESUPUESTO

Contenido relacionado